La ciencia-ficción, un mundo aparte


Georges Méliès dirigió y guionizó en 1902 la que se considera la primera película de ciencia-ficción de la historia, 'Viaje a la luna'. En ella, un grupo de astronautas viajan a la luna, donde encuentran una nueva forma de vida. Esta cortometraje de tan solo 14 minutos supuso el inicio de un género que, a pesar de moverse en el ámbito de lo futurista, necesita ser el más realista de todos, ya que su propia condición de irreal hace que necesite conectar con el espectador para que todo lo que se ve en pantalla sea, como mínimo, verosímil.

Hoy, con más de un siglo de diferencia desde que este parisino nacido en 1861 revolucionara el cine incluyendo entre sus filas uno de los géneros que más ideas novedosas ha aportado al mundo del séptimo arte, me dispongo a hacer una pequeña revisión de las que, bajo mi humilde opinión, son las mejores y más disfrutables cintas de ciencia-ficción, pero no ciñéndome a lo clásico, sino que pretendo hablar un poco de largometrajes un poco más minoritarios, que aunque no gocen de la fama imperecedera de clásicos como 'Alien' de Ridley Scott, si son productos a tener muy en cuenta si eres un amante de este fantástico género.

Es inevitable al hablar de ciencia-ficción nombrar la saga iniciada en 1977 por George Lucas: 'Star Wars'. Con esta gran producción tenemos uno de los grandes iconos del género, considerada por muchos como la obra cumbre de la ciencia-ficción y no solo eso, sino como una de las mejores películas de la historia del cine. Poco queda por decir acerca de esta maravillosa obra que no se haya dicho ya; el universo creado por el señor Lucas es ya un estandarte de la cinematografía moderna, y sus carismáticos personajes, como Harrison Ford en el papel del mítico Han Solo o Mark Hamill dando vida a Luke Skywalker, han inspirado a otros tantos de muchas cintas posteriores a este fenómeno.

Pero, como dije antes, no es mi intención analizar grandes clásicos como este. El primer filme que me gustaría comentar no es otro que 'Equilibrium', cinta que ya mencioné de pasada en mi crítica a 'Ninja Assassin'. Este filme, dirigido y guionizado por Kurt Wimmer, nos sitúa en un futuro donde las guerras y el caos han poseído a la raza humana, y una corporación totalitaria, líder en este mundo futurista, ha establecido que la única manera de combatir este creciente estado de violencia es suprimir las emociones y los sentimientos de toda la población. El protagonista, el como siempre magnífico Christian Bale, es un alto rango de esta corporación, cuya ocupación es asegurar el cumplimiento de la norma establecida por la organización. Pero este personaje, una vez ha descubierto las bondades de ‘sentir’, decide que no merece la pena sacrificar lo que nos hace humanos por un fin tan grande como evitar las guerras.


Este filme abre una reflexión que ha traído de cabeza a la raza humana desde tiempos inmemoriales, y para ello se apoya en clásicos de la literatura distópica como '1984' de George Orwell, 'Un mundo feliz' de Aldous Huxley o 'Fahrenheit 451' de Ray Bradbury. Cinematográficamente hablando, tenemos una fotografía excelente que viene de mano de Dion Beebe, en la que abundan escenarios sin luz y una muy lograda estética opresora, que bebe en gran medida de la trilogía de los hermanos Wachowski, 'Matrix'. Las escenas de acción, pese a no tener un gran protagonismo en el filme, están perfectamente logradas, y además, el filme introduce un nuevo concepto de lucha.
Es un largometraje altamente recomendable, aunque para poder disfrutarlo hay que verlo en versión original, ya que la cinta no gozó de difusión en nuestras tierras.

Después de haber comentado las virtudes de 'Equilibrium', no me puedo resistir a hablar de Vincenzo Natali, que ha aportado dos grandes obras a la ciencia-ficción: 'Cube' y 'Cypher'.
Con respecto a la primera, decir que se trata de un filme que ha creado escuela, dando pie a una trilogía que continuaron Andrzej Sekula y Ernie Barbarash, e influyendo enormemente en sagas como la hoy en día muy polémica 'Saw' o la española 'La habitación de Fermat', siendo esta última la ópera prima en la dirección de Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña, que además guionizaron. Pero esta muy notable cinta no alcanza a la obra inmediatamente posterior de este realizador estadounidense: 'Cypher'.

En esta última, Vincenzo Natali nos regala una trama, que viene firmada por Brian King, en la que no se nos narra tanto una distopía como en la anteriormente comentada 'Equilibrium' o como en 'Dark City' como una historia sobre la identidad y el terrible desequilibrio que crea la falta de ésta. Se trata de un entramado situado en un futuro indeterminado donde dos grandes compañías compiten por ser las más grandes. Estas organizaciones contratan espías que pueden trabajar como dobles agentes en la competencia, pero para ello utilizan un método nada ortodoxo que es necesario para que consigan infiltrarse. Una vez más, y como ya comenté al inicio de esta entrada, es necesario que el espectador se sienta parte de ese caos que origina la película, algo que el director tiene muy en cuenta a la hora de realizar sus filmes:

Lo importante es ¿qué es la realidad, qué es verdad? La fantasía como género es importante porque es verdad, no está trastocada ni manipulada por la propia realidad. Es paradójico, pero cosas como los documentales son menos reales que las películas, los documentales te hacen ver que estás presenciando la realidad, cuando si habéis hecho un documental sabéis que no hay nada real en hacer un documental. La fantasía no pretende ser real, y llega a la verdad de forma indirecta, por lo que por eso creo que es más verdadera. El digital ha dejado aparte el analógico y el ciclo comienza de nuevo en un mundo digital.

Leyendo esa declaración, sabemos inmediatamente que estamos ante un realizador que se toma muy en serio el género de la ciencia ficción, y que, indudablemente, trabaja en que todo esté perfectamente hilado y que no tenga fisuras que hagan que sus cintas caigan en la falta de cohesión. Y precisamente por eso, este autor hace gala de una narración muy particular; tanto en 'Cube' como en 'Cypher', se le da más importancia al aquí y ahora que a precedentes que lo único que harían seria ensuciar el guión, y por lo tanto, complicar aun más un entramado que de por si ya necesita un buen nivel de atención.


Una vez comentado todo esto, solo me queda alabar las actuaciones, donde un genial Jeremy Northam, que pudimos ver en 'Invasión', de Oliver Hirschbiegel y James McTeigue o en la serie para televisión 'Los Tudor', lleva a cabo una muy buena interpretación, dando todos los matices que su personaje requiere, y una muy acertada Lucy Liu realiza una actuación muy digna, aunque todo el peso del filme recaiga sobre su compañero.

Concluyo con esto esta primera parte de mi repaso a esos filmes de ciencia-ficción que no disfrutaron de una gran difusión. En unos días publicaré la continuación de este artículo, donde seguiré analizando filmes que deberían gozar de un mayor reconocimiento.

2 comentarios:

i-chan | 26 de enero de 2010, 20:33

La ciencia ficción es uno de mis géneros favoritos, sino el que más, especialmente las que tratan futuros distópicos (las space operas ya no me emocionan tanto). Un género muy infravalorado, casi siempre ausente de los repartos de premios, lo que desde mi punto de vista es toda una injusticia, porque el género está lleno de peliculones que valen mucho más que la mayor parte de los dramas que suelen ser carne de Oscar. Otro de los motivos por los que los premios no pueden ser considerados referencia de nada.

'Cube' me encanta, la he visto un montón de veces. Excelente ejemplo de cómo hacer una gran película de ciencia-ficción sin necesidad de gran despliegue de medios. 'Cypher' en cambio no la he visto, tendré que ponerme con ella. Natali tiene otra cinta Sci-Fi: 'Splice', que creo que aún no se ha estrenado comercialmente en nuestro país.

'Equilibrium' también me gusta mucho, aunque sea un refrito de 'Un mundo feliz', '1984', 'Fahrenheit 451' y 'Matrix'. O quizás por eso me gusta, por ser capaz de condensar algunas de mis obras favoritas del género en una sola cinta. Lo extraño es que a Kurt Wimmer le haya salido tan bien esta cinta cuando el resto de su filmografía deja más bien bastante que desear. Y que esta cinta siga sin conocer estreno en nuestro país es un auténtico expediente X.

Roderick | 23 de febrero de 2010, 14:23

Vaya que ilusion ver a alguien reivindicando Cypher. A veces da la impresion de que la han visto 3 personas nada mas... y esta muy bien, la mezcla entre ciencia ficcion y espionaje es cojonuda y estoy de acuerdo que el protagonista hace un papelazo.

Equilibrium si que no entiendo como os gusta, es de verguenza ajena de mala que es y encima una copia oportunista de Matrix, pero bueno.

Esta muy el blog, seguid asi!

Publicar un comentario