'Alicia en el país de las maravillas', el poder de la imaginación


Tim Burton es un sujeto que no deja indiferente. Son muchas las personas que opinan que es un genio, y otras tantas las que no titubean al afirmar que es un ídolo de adolescentes ‘raritos’ sin el menor ápice de talento. En lo que a mi respecta, me parece que es un cineasta interesante, que es capaz de maravillas como ‘Eduardo Manostijeras’, ‘Big Fish’ o ‘Ed Wood’, aunque algunas veces haya tropezado un poco con cintas de escasa aceptación como ‘Charlie y la fábrica de chocolate’ o 'El planeta de los simios'. Esta vez, este Californiano nos trae a los cines una puesta en pantalla de la obra de Lewis Carroll ‘Alicia en el país de las maravillas’, en 3D y con ese colorido y estética entre dark y kitsch al que tan acostumbrados nos tiene.

A diferencia de la obra de Carroll, en la que se nos narraba la entrada de Alicia en el submundo cuando contaba 10 años, esta revisión de Burton se sitúa 10 años más tarde, cuando la protagonista cumple los 20. Ni que decir tiene que este significativo cambio sobre el material original ha levantado importantes ampollas a lo largo y ancho del planeta. No obstante, para ofrecer exactamente lo mismo no merece la pena rodar, y sirviendo a modo de ejemplo de cómo no hay que hacer una revisión ahí tenemos ‘Psicosis’ de Gus Van Sant, que cogió la cinta de Hitchcock y la puso en color, y nada más. Por eso soy partidario de que, si vas a hacer una revisión, por lo menos debes ofrecer algo nuevo, y eso fue precisamente lo que hizo Burton.

La película en si ofrece un espectáculo visual colorista y con sello Burton, y aunque mucho se ha criticado el poco uso del 3D en esta cinta, al margen de la polémica de haber introducido este efecto en post-producción, no es tan sangrante como en otros recientes filmes, como ‘Furia de titanes’, donde el 3D es realmente bochornoso. En ‘Alicia’ por lo menos no chirría cada intento de tridimensionalidad, y aunque si es cierto que abusa de pequeños trucos como hacer salir un objeto de la pantalla o traer a primer plano desenfoques, que funcionan de maravilla en cine convencional pero que en 3D son ineficaces, no me pareció en absoluto un fallo como para hundir toda una película.


Las actuaciones son por otro lado quizás el punto débil de la cinta. Mia Wasikowska, que interpreta a Alicia, ofrece una actuación tan contenida que cae por momentos en la inexpresividad, y da la sensación de que nada de todo lo que ocurre le sorprende. Helena Bonham Carter se esfuerza por dar credibilidad a la Reina Roja, personaje que ya de por si es excesivo, y Anne Hathaway se pelea durante todo el metraje con mohines y maneras exageradas e irritantes, aunque en este caso no siento la necesidad de criticarla tanto como se ha hecho porque su Reina Blanca es así por concepción del propio Burton. Johnny Depp por otro lado continúa explotando su facilidad para interpretar a personajes excéntricos, y aunque por momentos estuve viendo a un Jack Sparrow con pelo naranja, consigue que cuando aparece en pantalla lo sigas con la mirada sin perderlo ni un segundo. Este último protagoniza los mejores momentos de la cinta, aunque también tiene otro par de ellos que bien podrían ser de los peores.

Por otro lado, qué decir de la dirección artística y el diseño de producción. Como en cada filme de Burton, es deliciosa, ofreciendo un universo único y ‘maravilloso’. Es en estos menesteres en los que mejor se defiende este realizador, y tan brillante resulta la apariencia que puede que otros aspectos hayan quedado a la cola, tales como lo que comentaba anteriormente de la dirección de actores. La fotografía, obra de Dariusz Wolski, tambien es excelente, como no cabría esperar otra cosa de este hombre, que ya trabajó en otras cintas con ambientaciones extrañas como 'Dark city' o 'Sweeney Todd' o en grandes proyectos como la trilogía de 'Piratas del Caribe', en cuya cuarta parte ya está trabajando.

La música viene de mano del inseparable de Burton, Danny Elfman, que como siempre está magnifico. Puede que no sea una aportación tan espectacular como otras grandes obras suyas, como pueden ser la famosa melodía de 'Spiderman' o las deliciosas canciones de 'Pesadilla antes de navidad' y 'La novia cadáver', pero cumple con creces y da ese ambiente onírico tan suyo.


El guión viene firmado por Linda Woolverton, que tiene en su haber, entre otras, clásicos de animación queridos por todos como 'El rey león' o 'La bella y la bestia'. Sin llegar a ser su mejor trabajo, si tiene grandes aciertos, como lo antes comentado de haber dado una vuelta de tuerca a la historia original, aunque tampoco está exento de fallos, como infantilizar la trama más de lo que realmente es, que supone otro de los tropiezos de la cinta. Es perfectamente comprensible que el título ‘Alicia en el país de las maravillas’ sea un reclamo para los más jóvenes, pero esta obra de Carroll nunca se caracterizó por ser un entretenimiento puramente infantil. La Disney en este caso intentó abarcar más de lo que debería, y a base de incluir gags para niños y momentos como el de la ‘deliranza’ hicieron que ni los niños la disfrutaran al completo ya que, como decía antes, no es un filme orientado específicamente para los más pequeños, ni tampoco los adultos, ya que con estos detalles el conjunto general pierde consistencia y cae en la broma fácil. No obstante, Tim Burton en una de sus declaraciones sobre la película no parece haber sido consciente de esto, o por lo menos no tanto como la ocasión se merecía, ya que para él el tratamiento infantil de la cinta es algo necesario:

No he tratado de hacer algo premeditadamente oscuro o extraño. Creo que todos los niños han podido tener en su imaginación un mundo parecido al que hemos creado. Pero lo hemos hecho fundamentalmente siguiendo el sendero que el material de Lewis Carroll nos sugería. El problema es que muchos adultos han olvidado cómo es el universo de un niño. Han olvidado cómo es la mirada de un niño, sus abstracciones, sus personajes, sus miedos, sus emociones y es de eso de lo que se nutren los cuentos.

Pero pese a todo, yo salí satisfecho de la sala de cine, y aunque si es cierto que todos esos detalles comentados anteriormente pueden actuar de lastre para disfrutar al completo este filme, no son en absoluto excluyentes, y si consigues sentarte en la butaca y ser un niño y un adulto a la vez durante lo que dura la proyección, podrás salir con la misma sonrisa que salí yo.

5 comentarios:

i-chan | 1 de mayo de 2010, 17:42

Si bien me parece que la manera en que la crítica y parte del público están masacrando sin piedad esta película está totalmente injustificada (no es una película mala en absoluto), también es cierto que, para mí, la película se ha quedado lejos de lo que debería ser una película inspirada por los personajes creados por Lewis Carroll. Y no es que no me hayan gustado ni las interpretaciones ni las caracterizaciones (para mí, Wasikowska hace una Alicia correcta, y la irritante Reina Blanca no deja de ser una divertida parodia de las etéreas y gráciles princesas Disney de toda la vida), ni por su puesto voy a criticar el excelente diseño artístico de la película, que es de sobresaliente. Ni siquiera la película me ha parecido excesivamente ñoña ni infantil, que son otras de las críticas que le han hecho al film. Ni siquiera me molestó especialmente el 3D, que vale que tampoco es que sea un desastre, pero hay que reconocer que comparado con los 3D de 'Avatar' o 'Up' es una birria, y teniendo en cuenta lo poco que aporta el 3D de esta película y lo mucho que oscurecen las gafas la proyección tampoco creo que merezca mucho la pena verla en ese formato.

A mí lo único que no me ha gustado de la película es su guión, que es cualquier cosa menos "un canto al poder de la imaginación", como abandera el titular de este artículo. Y es que la idea de una secuela original, en un principio, me parecía mucho más interesante que hacer otra versión más del cuento original, que ya nos lo sabemos de memoria. Pero es que lejos de intentar crear una historia sorprendente y imaginativa, al estilo de los cuentos de Carroll o de otras películas infantiles como 'Dentro del laberinto', Linda Woolverton ha tirado por la vía fácil de los tópicos, insertando a los personajes creados por el célebre novelista-matemático-pedófilo en la típica historia fantástica mil veces vista ya de la niña de la profecía que tiene que liberar al reino olvidado de la tiranía a la que está sometido. Y no es tanto que el esquema argumental esté gastadísimo y requetevisto -al fin y al cabo, ya todas las historias están contadas-, sino que Woolverton es incapaz de añadirle ese "plus" que hubiera hecho desaparecer esa sensación de déjà vu que embargó a un servidor durante todo el metraje.

Y es que en los momentos en que Woolverton se olvida de Narnia y vuelve al material creado por Carroll básicamente se limita a repetir las mismas situaciones, chistes y diálogos de la obra original, sin añadir casi ninguna idea nueva... excepto la de la deliranza. Para ofrecer una secuela tan poco original, creo que hubiera sido preferible adaptar directamente el texto de Carroll y punto.

Y ni siquiera el espectacular diseño de producción de la película es original, porque la mitad se basa en las ilustraciones clásicas de la obra, y la otra mitad es una repetición de los tics visuales de todas las pelis de Burton (árboles retorcidos, personajes pálidos, pelos de punta, colores saturados...).

Y acerca de la afirmación que hace Burton acerca del tratamiento infantil de la obra, me parece que el que ha olvidado cómo es el universo de un niño es él, porque yo he sido incapaz de encontrar un solo momento de la película que me retrotrayera a la infancia, algo sí que han logrado cintas como la ya mencionada 'Labyrinth' (la cual, aunque parezca mentira, descubrí en edad adulta) u otras como 'Donde viven los monstruos' (esta película SÍ que entiende a la perfección como funciona la mente de un niño) o cualquier película de Pixar.

Por cierto, si realmente crees que la única aportación que Gus Van Sant hizo a 'Psicosis' fue añadirle el color, creo que va siendo hora de que le dedique un estudio a esa película en este blog xD

Frizork | 2 de mayo de 2010, 13:44

Completamente de acuerdo con lo que dice la entrada, yo también he salido bastante contento de la película, aunque lo que más me decepcionó fue el 3D, no comparto el resto de críticas que no dejan de llegar a mi Google Reader.

(Ya estaba empezando a pensar que era el único al que la Reina Blanca no le parecía un completo desastre)

Iacus | 8 de mayo de 2010, 13:51

A mí me ha parecido una película bastante sosa. No me enganchó en ningún momento. Ya había leído que la historia trataba del retorno de Alicia al submundo, ese "Underland" que confundía con el "Wonderland" de su infancia. Quizá lo que más confundió a los espectadores es que Burton decidiera conservar la palabra Wonderland en el título, de ahí las quejas de que la historia estuviese muy cambiada.

Lo que más me gustó de la película fue que incorporaran la historia del Jabberwocky a la trama de Alicia, aunque al final el clímax no resultó demasiado satisfactorio, y la armadura que le pusieron a Alicia era francamente ridícula.

También estoy de acuerdo con que neutralizaron gran parte del potencial de esta película con el pretexto de que era "para niños". Cuándo aprenderán los autores que ser niño no significa ser idiota? (al menos en algunos casos).

Por último, comentar que fui al cine a ver la versión plana (versión original subtitulada, también) así que no sufrí los problemas que se comentaban sobre el 3D de la película, pero tampoco pude ver de primera mano el resultado. Pienso que si una película se "3D-ifica" después de haber sido rodada, lo mejor es verla en versión plana igualmente, y además te ahorras 3 euros.

and-Y | 27 de mayo de 2010, 20:15

Me encanto la pelicula la disfrute en todo momento....

Anónimo | 19 de septiembre de 2010, 14:30

Alice tiene 7 años en la historia original y 7 años y medio en el libro Alicia detrás del espejo, no 10.

Alice Liddell, en quien se inspiró Lewis Carroll para crear el personaje de Alicia, tenía 10 años cuando este escribió la historia.

En la película de Alice in Wonderland de Tim Burton, Alice tiene 19 años.

Un saludo ;)

Publicar un comentario