Lecturas de cine. 'El guión', de Robert McKee



Toda película tiene cuatro figuras básicas: el director, el guionista, el director de fotografía y los actores. Todas ellas igual de importantes y definitivas a la hora de la creación de una obra cinematográfica, contribuyendo conjuntamente para que la ficción (o no) que se relata tenga verosimilitud, tempo, creatividad y calado. 

Es en la segunda, la figura del guionista, en la que se centra este texto, una lectura obligada para todo amante del séptimo arte, y más todavía si cabe para todo aquel que se quiera dedicar a la escritura de guiones, uno de los géneros literarios más infravalorados

'El guión', de Robert McKee (podéis adquirirlo aquí) es una obra que desmenuza la creación de guiones, hablando desde los aspectos básicos de los mismos (¿cuál es la diferencia entre escena y secuencia?, ¿cuál es la estructura que debo adoptar para contar esta historia?, ¿qué importancia real tienen los antagonistas?) hasta exposiciones más detalladas acerca de la narración o los distintos tipos de tramas y como cada una de ellas tiene sus propias convenciones. 

Habla así de la importancia de evitar los estereotipos y profundizar en los arquetipos, de dotar de deseos realizables a los protagonistas (un protagonista exento de deseo dará lugar, inequívocamente, a la ausencia total de historia), o de reducir la pretensión de ser un David Lynch en pos de escribir una historia inteligible y poderosa, todo ello apoyado en continuos análisis de grandes y reconocidos guiones como 'Chinatown', cuyo libreto firma Robert Towne o 'Un pez llamado Wanda', de John Cleese, además de claros ejemplos de estructura convencional, antiestructura, clímax, anticlímax, etc. 

Una lectura muy interesante incluso aunque tu pretensión no sea dedicar tu vida a tan poco agradecida profesión, pues después de su lectura la comprensión de las obras cinematográficas pasa al siguiente nivel y, además, te lleva a apreciar mucho más la labor de este profesional de la narración tan olvidado como es el guionista.

4 comentarios:

Iván Blanco | 16 de febrero de 2012, 15:38

Sin lugar a dudas, uno de los manuales básicos de escritura de guiones. Dicen que es el libro de cabecera de Charlie Kaufman xDDDDDDDDDDD

Iacus | 16 de febrero de 2012, 18:58

No sé si será su libro de cabecera, pero Kauffman lo satiriza en "Adaptation" de forma bastante graciosa. El propio McKee aparece como un personaje dando un seminario al que Kauffman asiste, para luego acabar su película con el tipo de final explosivo del que antes se burlaba, yantes de los créditos finales rompe la regla de no usar la voz en off mientras cuenta todo eso con una voz en off.

La verdad es que Adaptation es una pedazo de película xD.

Iván Blanco | 16 de febrero de 2012, 19:27

Precisamente por eso hacía el comentario, Iacus ;-)

Desde luego, resulta paradójico que Kaufman sea uno de los mejores guionistas americanos actuales y, sin embargo, sus libretos se salten prácticamente todas las reglas de lo que, según los gurús de la disciplina, debe ser un buen guión. Aunque bueno, ya se sabe que para romper las reglas, lo primero que hace falta es conocerlas bien.

En 'La joven del agua' Shyamalan hace un ejercicio de ironía muy similar al de Kaufman en 'Adaptation'.

Iacus | 16 de febrero de 2012, 23:09

Ya suponía que habrías visto la película, pero hice el comentario de todos modos de cara a la galería.

Si no me equivoco, el propio McKee admite que su método es uno para hacer buenos guiones, pero no dice que sea el único. De hecho critica tanto a los rebeldes que rompen sistemáticamente las reglas como a quienes las siguen al dedillo sin desviarse. Un artista debe saber cuándo es apropiado ceñirse a lo comprobado y cuando puede uno salirse del camino marcado.

Publicar un comentario